Vocación

Vocación

Bankia presta su apoyo de forma decidida a las bandas de música en la Comunidad Valenciana.

Las bandas de música en la Comunidad Valenciana representan un fenómeno social y cultural de enorme envergadura. Un fenómeno que vertebra el territorio a través de una numerosa comunidad musical repartida sin distinción entre pueblos pequeños y ciudades, entre comarcas y provincias. Un fenómeno que los valencianos viven desde niños, porque la música se aprende desde la infancia y se comparte a lo largo de una vida.

En la Comunidad Valenciana están presentes el 50% de las sociedades musicales y escuelas de España, lo que representa una comunidad de 40.000 músicos y 60.000 alumnos. Son 543 sociedades musicales repartidas en el 90% de los municipios de más de 200 habitantes de las provincias de Alicante, Castellón y Valencia. Es, por tanto, una actividad que se desarrolla en toda la Comunidad Valenciana, desde los pueblos a las ciudades.

Un fenómeno tan destacado necesita de un apoyo decidido como el que Bankia  presta a partir del 2014. A través de los acuerdos firmados con la Generalitat Valenciana, CulturArts y la Federación de Sociedades Musicales de la Comunidad Valenciana (FSMCV) Bankia destina un apoyo económico dirigido principalmente a la promoción de la actividad musical y de la educación. Un proyecto que quiere asegurar su continuidad pero también a hacerla más visible, situándola en el centro de la cultura compartida por todos los valencianos.

La música en la Comunidad Valenciana no es una afición, es una pasión que produce grandes músicos, compositores, arreglistas y  directores, presentes no sólo en bandas, sino también en importantes orquestas, agrupaciones de cuerda, en grupos instrumentales, en coros… e incluso en formaciones de otros estilos como el jazz.

Los músicos valencianos de bandas son intérpretes, mayoritariamente no profesionales, capaces de enfrentarse a partituras de los estilos más diversos (desde las compuestas exclusivamente para bandas a adaptaciones de las orquestales o de bandas sonoras) y de reconocer que el éxito de una interpretación no está en un solo, sino en la perfecta coordinación de todos los instrumentos de una banda.

Pero el hecho musical en la Comunidad Valenciana va más allá, porque los músicos generan a su alrededor una cultura compartida por su familia, por sus pueblos y ciudades, gracias a la cual se reconocen y admiran obras, intérpretes, autores y directores. No hay que olvidar que muchos de estos músicos continúan una tradición que pasa de padres a hijos.

Las sociedades musicales cuentan con una extensa red formativa.

Para explicar una actividad tan generalizada hay también otra razón: la extensa red formativa creada por las sociedades musicales y los conservatorios, presente en la mayor parte de las poblaciones valencianas, una red que facilita una educación musical continuada. El primer contacto con la música se produce en las iniciales etapas del aprendizaje, lo que contribuye de forma positiva a la mejora del rendimiento de los estudiantes, de su formación en la expresión artística y de sus habilidades sociales. Y continúa a lo largo de la vida, cuando los músicos pasan a formar parte de las bandas y se integran en un colectivo con el que comparten muchas horas de ensayo y un objetivo común: la mejor interpretación de una pieza musical.

Los músicos formados en estas escuelas tienen innumerables oportunidades de tocar en público, gracias a los distintos certámenes que se suceden en la Comunidad Valenciana y en España. Muchas de las bandas valencianas han participado también en certámenes internacionales y han logrado los mejores reconocimientos.